“Del Poder” y “De la Memoria” de lo que pasó en Genova en julio de 2001

Dedicado a

Carlo Giuliani, ragazzo  tan joven y tan humano y a su hijo

para que pueda vivir en un mundo mejor

arropado de amor y solidariedad

en el recuerdo de su padre.

Para que todos y todas podamos.

Hoy miercoles 20 de julio de 2011 a las 22 en el Pequeño Cine Estudio de Madrid proyectan el documental Del poder que hace memoria sobre lo que pasò en Genova (Italia, Europa) en julio de 2001.

Allí la ciudadanía europea se convocó para manifestar PACIFICAMENTE en el Foro Social Europeo para intentar hacer un hueco y dialogar con los gobiernos que formaban el G8 que ahí iba a tener lugar y que llevaba adelante politicas autoritarias y antidemocraticas. En ese momento demostrar y hacer propuestas allá donde el G8 iba reuniendose, parecía la forma de empezar a hacernos escuchar. Se creía que presentar propuestas de cambio a esos grupos fuese la manera de incluir nuevas ideas y prácticas para un mundo más solidario.

Han pasado diez años y como muchos y muchas que estuvieron en esos diás en Genova, nunca  he contado lo que viví.

En esos diás los encuentros y los debates iban haciendose cada mes más abiertos y complejos. Se leya mucho, se estudiaban las aportaciones, se organizaban los contenidos por temas y la gran ayuda de la web iba permitiendo rapidez de intercambio de información, contenido y organización desplazando en cada rincón del mundo las ideas y las prácticas.

(En este video Heidi Gaggio Giuliani, madre de Carlo, habla al movimiento español del 15M invitandolo a participar y apoyar el movimiento de Genova, todavía vivo y en red. Más info en http://www.genova2011.org)

El de Genova iba a ser un Foro Social Europeo increiblemente rico y abierto. Llevaba en el corazón la belleza y la fuerza que le habían dado los pueblos indigenas a los foros mundiales de Latino America. Allí la humanidad en busqueda de amor y paz había conseguido juntar una plataforma de propuestas posibles y realizables para otro mundo fuera de las politicas capitalistas que tenían en sus manos los grupos todopoderosos del planeta.

Paz, etica, igualdad, respeto, cuidado por la madre Tierra, las visiones de las mujeres: eran algunas de las novedades que se iban presentando y debatiendo.

Mi pareja e yo acababamos de hacer una gran fiesta con nuestros amigos y nuestras amigas y nuestros seres queridos prometiendonos amor, respeto y una vida juntos. Habiamos tenido que aceptar casarnos por lo menos con rito civil, por no tener derechos civiles como pareja de hecho. Como muchos y muchas en ese momento organizamos una fiestas laica y alternativa. Eso de lo alternativo acompañaba casi todas nuestras acciones juveniles desde los años setenta.

No tengo imagenes mias grabadas de Genova en Julio de 2001. Sólo mis recuerdos. Pero contaré arropada de las imagenes de miles de otros seres humanos que allí estuvieron y vieron y que podeis encontrar en la red. No encontrareis nada de los debates y de los encuentros que estaban pensados. Todo desapareció con la violencia y la muerte de Carlo.

Todavía tengo delante la visión de las miles de manos de los seres humanos que acudieron a Genova ese julio de 2001. Pintadas de blanco las palmas y levantadas hacia lo alto del cielo, ese azul que sólo las ciudades de mar en un día de verano saben ofrecer: una emoción irrepetible.

Tambien recuerdo el globo rojo atado al carrito del niño de la joven pareja que caminaba  a nuestro lado junto a otra más adulta. Nunca volvì a ver o a saber nada de ellos. Ni a buscarles.

–        ¿Estareis bien?   – Sigo preguntandome cada vez que os veo en mis recuerdos.

La respuesta fue violencia y más violencia y a Carlo, un chico como yo, le mataron. Le mató otro chico como nosotros. Le mataron como a muchos otros y a muchas otras en la historia de la humanidad en camino en busqueda de más libertad. No lo pude aguantar y sigo no pudiendo. Cuando veo uniformes me duele tan fuerte dentro que me quedo muda y silenciada, a la espera de que me ataquen.

Eso lo cambió todo.

Nos veo sentados en el suelo entre miles y miles, que descansamos y esperamos que el corteo avance. Somos multitud y estamos felices. Tambien hay inquietud. Pasando hemos visto un camión en el medio de la calle donde pasa el corteo. Hay gente distribuyendo palos de madera sacados del fondo de ese camión. Muchos pasando les comentan que se vayan. Que no hay espacio para esa forma de contestación. Que somos y vamos a ser pacificos. Nos ignoran. Tambien la policia que los ve, los ignora.

Nos veo entre amigos y amigas que tomamos refrescos y comemos nuestros bocadillos sacados de la moquila, sentados en el suelo.

De golpe veo algo redondo caido del cielo entre mi pierna y la moquila. Sale humo.

Me veo escapando y cayendo por un muro tan alto que no sè como pude saltar a la playa, mientras los elicopteros volaban tan bajo que nos aturdían con su ruido y veyamos aparecer  guantes negros que nos tiraban gases lagrimogenos. Despues supimos que eran peligrosos para la salud y que estaba proibido utilizarlos hasta en los ejercitos. Nos picaba todo el cuerpo, llorabamos, nos dolían los ojos, tuvimos que gastar toda el agua que teníamos para que no nos doliesen mas.

Entre miles de otros seres humanos, atada a la mano de mi compañero de vida, buscabamos como volver a no sé donde, asustados e incredulos. En ese día de verano de 2001 sentíamos que algo se había roto, que los ojos no lagrimaban sólo por los gases lagrimogenos sino por lo que nuestras almas estaban pierdiendo. Llorabamos por los miles de seres humanos que ya habían pasado por ello y que no habián logrado librarse de la violencia y de las torturas por declarar al mundo sus deseos de paz, democracia, libertad e igualdad entre todos y todas.

Lloraba por los miles de seres humanos pegados a los medios de comunicación y que ya recibían mentiras y falsedades sobre esa juventud que queriá un mundo mejor y pacifico y se pintaba como violenta y antidemocrata. Por la violencia que otra vez más se estaba apoderando de la vida, concientes que nos habián quitado el derecho a la palabra, nada más humano y más profundo.

Esas lagrimas se calmaron para los y las que tuvimos suerte dentro de las halls de los elegantes edificios de Genova que se habrían sin que nadie tocase al timbre. Señores y señoras de avanzada edad nos acogían en los escalones con jarras de agua prometiendonos que si la policia hubiese entredo nos hubieran escondido en sus casas y preocupandose de cómo hacerlo, iban proponiendo soluciones. No recuerdo sus caras pero recuerdo esos ratos de cariño que me sirvieron para tomar fuerzas mientras estaba hecha un desastre por la ropa pegada al cuerpo, por el sudor provocado por el miedo, la huida, los lagrimogenos, el calor. Probé por primera vez lo que siente una bestia cuando huele el territorio para salvarse de la fiera que la persigue. No quiero volver a sentirlo y no quiero que ningún ser humano pueda sentirlo. Ningún niño y ninguna niña, por cierto. ¡Jamás!

Se interrumpió con violencia la capacidad de organización y el deseo de participación de los y las que acudimos al Foro Social Europeo 2001 en Genova. Nuevas formas de dialogar y consensuar que estaban empezando. Debates participativos e incluyentes que iban a tener lugar y que nunca tuvieron lugar. Tenía mis copias del programa y había subrayado algunos espacios de debate que me interesaban: el de mujeres, sobre el papel de la educación y de la comunicación. Siguo ocupandome de esos temas tan humanos.

A eso huelen mis recuerdos y el dolor se hace más intenso e insoportable hoy más que ayer. Solía bloquearme y no conatr porque en estos años no aguantaba pensar en el dolor de los y las que tuvieron menos suerte y se cruzaron con la violencia y las torturas de los militares (policia, carabineros y muchos otros grupos que habían ido a Genova para ello) en esos oscuros momentos para la democracia italiana y de suspención de los derechos humanos.

A momentos el movíl funcionaba. Por primera vez se experimentó el control de las redes para poder controlar a la ciudadanía ye interrumpir la libre comunicación e información. Mi padre y mi amiga me contaban la “verdad” que veyan por televisión

–        ¿Estas bien?   –

–        ¿Por qué estas ahí ? ¡Marchate en cuanto puedas!   –

–        ¡Te lo dije que iba a ser así!   –

–        ¡Sois violentos, los habeis provocado!   –

Y despues las mentiras, sólo las mentiras y más mentiras que pasaron a ser verdades.

Ese fue el dolor más grande: la mentira sobre quienes eramos y lo que estabamos haciendo. Ibamos armados y eramos violentos. Yo seguía viendo a gente con moquilas, botellines de agua vacios, las manos levantadas, el miedo en la mirada y las caras, las caras. Nunca he encontrado un ajetivo para describirlas. Siguo sin hacerlo.

Policias que parecian Robocops por todas partes con la cara cubierta por un casco. Parecian todos super altos y grandes. Pasé a lado de un grupo de ellos que se habían dispuesto a los dos lados de una calle, estabamos obligados a pasar por ella, detras ruidos metalicos y camionetas militares. No teníamos solución sino huir pasando por ese piquete desumanizado en uniforme militar.  De golpe te encontrabas con las manos levantadas las palmas todavía pintadas de blanco. El cuerpo tendido a la espera de algo. La mirada de uno de ellos se ha quedado grabada para siempre en mi alma: fria, distante, lejana.

Despues supe que muchos y muchas tuvieron que pasar por esas murallas humanas y sufrieron violencias e insultos. Las imágenes que rellenaron la web horas despues mostraban que todos y todas levantaban las manos, muchas pintadas de blanco. El aire olía a mal, a violencia, a odio.

Algunos han sido juzgados culpables. Siguen haciendo carrera, militar y politica ganando mucho dinero. Se han enriquecido y se han vuelto intocables. En estos diez años han aumentado los casos de violencia y acoso policial hasta llegar a asesinatos de seres humanos que han tenido la mala suerte de cruzarles por su camino. Muchos casos de violencia y asesinato de genero en Italia se producen en parejas donde el hombre pertenece a grupos militares. Todavía fuerte el recuerdo de la fiesta que tuvo lugar en una caserma de Genova durante esas horas. Estaban presentes esos militares todopoderosos junto a politicos de ese gobierno apenas elegido. Había champagne y se oyan gritos fascistas, relataron los vecinos de ese barrio que tuvieron que presenciar todo aquello toda la noche. Esa misma noche centenares de ciudadanos y ciudadanas, presos y presas de una dictatura que apenas empezaba, pasaban por torturas y violencias. Esa noche se suspendieron los derechos de la Constitución Italiana y de ahí se perdieron día tras día en estos diez años y dejando la ciudadanía europea al descubierto. El dominio de los grupos todopoderosos había vuelto. La debilidad de los grupos de izquierda al poder evidente y profunda su crisis de identidad.

La maquina manipuladora de la información ya se había puesto en marcha. En Italia nunca tan bien organizada como esta vez desde la posguerra con el magnate de la comunicación Silvio Berlusconi al mando y la derecha fascista otra vez al poder.

(Manu Chao habla en el Foro Social Europeo de Genova en julio de 2001 el día antes de la muerte de Carlo)

En julio de 2001 consiguieron silenciar nuestro dolor y hacer que muchos y muchas cerraramos nuestras ideas y nuestras buenas prácticas en el silencio más profundo de nuestros corazones. Siguen haciendolo y lo han conseguido. Miles de aquellos seres humanos volvieron a sus casas o se marcharon de Italia persiguiendo sus problema personales, que se iban haciendo cada día mas complejos y sin solución por aquellos que nos habían violentado y atacado. Es así que han ganado hasta ahora. Congelando un futuro que nunca se hace realidad. Atrapandonos aun si seguimos en proponer otras soluciones, el dolor, el tiempo y tener que vivir rotos, nos está pasando factura.

La ciudadanía en busqueda de otro mundo más solidario no ha dejado de contar al mundo la verdad aprendiendo en Genova a utilizar la web para contar con rapidez. Esto no sirvió para que la debil y debilitadas democracia italiana y las europeas tuviesen la fuerza de defenderse de los grupos violentos que habían tomado el poder y que todavía siguen allí dominandonos hasta los extremos de estos ultimos meses, atrapandonos en una crisis economica provocada para podernos controlar y manipular aun mas.

Seguimos contando, pensando y haciendo buenas prácticas humanas que se van fortaleciendo. A veces a lo largo de estos diez años, los que lo hemos ido contando hemos tenido que hacerlo mientras nos miraban incredulos y con fastidio. Como Cassandra hemos tenido que ver que la tragedia se apoderaba de las vidas de todos y todas haciendo aun mas victimas. Muchos otros y muchas otras han tenido que hacerlo a lo largo de la historia y sufriendo mucho mas hasta el olvido.

Recordandolos seguiremos adelante.

Conseguir derechos y libertades es tarea dificil a conseguir frente a los grupos de humanos que conciben el mundo como una propiedad privada donde poder jugar y mandar a su antojo sin respeto alguno por los demas.

En julio 2001 empezamos a utilizar masivamente las redes para contar y hacer red que otra cosa no es que solidarizarnos. A veces en estos diez años en Italia bajabamos a la calle para manifestarnos multitudinariamente. Con ese dolor en el corazón y el recuerdo de esos días de violencia, ya nada fue igual. Seguiamos consiguendo cosas, entre ellas los referendum de junio de 2011 que fueron un éxito rotundo de la voluntad de la ciudadanía italiana: agua como bien publico y común y otra vez mas despues del primer referendum en los años 80, se rechazaba el uso de la energía nuclear. Pero eso no tiene repercusiones en la vida comun de la ciudadanía que sufre la falta de democracia real y el caos en que le toca vivir el día a día.

De hecho los grupos dominantes volvieron a recordarnos quienes mandan pocos días despues de los refrendums y para festejar a  su manera los diez años que los separaban de Genova 2001, atacaron militarmente a la pacifica gente del Valle de Susa. Entre ellos los organizadores y promotores de los referendum de junio de 2011 y muchos mayores. Un valle precioso en las Alpes que será destrozado por tener que permitir el pasaje de un tren, parte de un projecto de los años 90 de construcción de pasillos de transporte mercantil por toda Europa. Ese projecto ha sido parado en todos los paises de la UE a raiz de la crisis y por estar superado. En Italia los grupos poderosos, entre ellos las mafias, quieren empezar a toda cuesta la destrucción del Valle de Susa para conseguir el dinero financiado por la UE. Despues pararan todo y se marcharán para siempre, dejando el valle y la sociedad de los seres humanos que vive en alla destrozado para siempre. Eso es el objetivo final: debilitar mas humanos posible para controlarlos mas facilmente.

Yo estuve allì en Genova en julio de 2001 y me duele el alma cada vez que reviven en mi los recuerdos, un amor infinito para los seres humanos que nos ayudaron y para todos aquellos y todas aquellas que siguen r-esistiendo en cada lugar del mundo.

Esa sigue siendo mi fuerza cuando tengo dudas o me siento perdida.

La memoria sirve para recordar quienes y qué hicieron. La memoria no se borra si pasamos la palabra y no dejamos que a contar sean sólo los vencedores de guerras provocadas por ellos mismos.  La memoria sirve para sentirnos más humanos y más cercanos a la hora de contar nuestras vidas.

Eso me recordaron los seres humanos que encontré a principios de este mes en una pequeña aldea de Castilla- La Mancha, entre arboles milenarios y objetos que olían a muchos cuentos pero que sólo los humanos podemos contar. Ese domingo por ese pueblo fuimos buscando recuerdos de la Guerra de España, que no fue civil sino de R-esistencia. Las miradas y las palabras que cruzamos fueron y son humanas: todas. De allí se hace fuerte y crece nuestro sentido transformador hacía un sentido de lo humano siempre más amplio, más libre, más pacifico. Eso nos iban diciendo todos y todas. Que nunca, nunca jamás renunciarían a la paz, que ahora sí que tienen, despues de tanto sufrir. Juan, al final casi llorando, nos dijo que su dolor más grande es que la juventud no quiera oir sus cuentos de niño, sobre lo que pasó por su pueblo en esos años de la Guerra de España.

No hay horror más grande que quitarle a alguien la palabra para siempre.

Muchos y muchas han sido borrados de esa manera del recuerdo y de la verdad y condenados sin razón alguna al olvido eterno.

En estos diez años hemos tenido que soportar ser borrados de la vida de la sociedad italiana. A Juan y a muchos y muchas mas les sigue pasando despues de muchas decadas de cabar la Gurra y la dictatura franquista en España.

¿A cuantos más les ha pasado y sigue pasandoles en la Tierra?

Una vida, que nos ha aislado y roto por dentro, siempre más dura y pobre sigue atrapandonos, inoculando la sospecha y la duda sobre cualquier cosa y cada uno y una de los otros. Así ahora vivimos.

Los que quieren mandar a toda cuesta estan satisfechos de haber tomado el poder dominando a sus anchas tan facilmente y se rien de quienes tiene visiones diferentes y solidarias, nos tienen apartados de cualquier posibilidad de vida humana y pacifica, obligados y obligadas a luchar cada día por el pan, los hijos, un futuro cualquiera. Han transformado las vidas en tristes y sin sentido, rotas y marginales para poder vivir, entre pocos, una vida de lujos y de poder sin sentido humano y destructora. Las responsabilidad de grupos como el Vatican, las mafias, grupos politicos sin etica y que se dejan corrumpir facilmente ha sido y es clave en la infelicidad de una sociedad capaz de pensar y desarrollar idea y prácticas siempre más humanas y solidarias muchas veces a lo largo de su historia.

De eso somos culpables: de saber pensar y realizar otro mundo más solidario y más humano. Una culpa que no se borra tan facilmente porque es la clave de salida para la humanidad en busqueda de otra vida mejor y el fin de los clanes menos humanos y menos solidarios, dispuestos a luchar para conservar la parte más bestial de nuestro ser.

¡Hay que pararlo ya!

La memoria historica basada en la verdad es un valor humano y civil supremo y fundamental para seguir adelante y ampliar el sentido de la democracia a todos los seres humanos en armonia con la Madre Tierra.

La comunicación y la educación estan para conseguir ese cambio social y el desarrrollo de lo humano.

Las propuestas democratica, abiertas y solidarias viajan por la red e se materializan en las sociedades en cada rincón del mundo a pesar de las presiones y de las manipulaciones de los grupos de poder fuertes que quieren dominar. Si quedamos unidos y solidarios, los seres humanos de la Tierra conseguiremos un mundo mejor. Seguiremos perdiendo vidas y sufriendo en el camino, por tener que someterse a las reglas de los violentos mientras andamos y hacemos ese mismo camino. Pero tendremos que seguir siendo humanos y pacificos.

Mucho queda por hacer para construir la memoria, juntos y juntas.

La juventus con su fuerza renovadora, sin olvidar el dolor de los y las que lucharon antes, tendrán que aprender a escuchar a los y las que vieron y quieren contar su dolor, sus alegrías, sus ideas que nunca vieron el sol, lo que le pasó. La generaciones pasadas dando fuerza  y solidaridad a las que vienen, ofreciendo el cuento de lo que pasó de verdad para que las generaciones más jovenes sepan y lo aprovechen para fortalecerse y hacerse con las experiencias del pasado.

Hay que aprender a tomar la palabra al mismo tiempo que saber escuchar de verdad. Esa escucha que nos emociona por dentro y nos enciende la mirada. Eso es lo que verdaderamente nos hace humanos.

Contar entre todos y todas, nos hace solidarios.

Contar que Carlo, un ragazzo, fue asesinado por ser un chico. Sólo por eso y no olvidarlo jamás. No permitir que sus ideas de libertad se hicieran reales y hacerlo a traves de otro ragazzo en uniforme fue lo que rompió ese movimiento humano en julio de 2001. Es la fuerza que utilizan los que quieren manipularnos y tenernos bajo su poder. El ovido es lo que les hace fuertes y les permite seguir dominando. No olvidemos y recuperemos a todos los Carlo del olvido.

(El largo aplauso dedicado a Carlo hoy que por fin le viene puesto su nombre a la plaza donde fue asesinado hace diez años)

Recuperemos nuestra memoria humana, la historia de los seres en busqueda de otro mundo mejor y olvidemos los nombres de dictatores y generales, las fechas de las guerras entre clanes de humanos dominantes y violentos.

Esa será nuestra R-evolución Humana.

En el recuerdo de tantos seres humanos que caieron en el olvido por defender la vida, las libertades, los derechos para todos y todas. Esa recuperación de la memoria será la fuerza de la humanidad en camino. ES lo que nos hace fuertes a nosotros, los seres humanos.

Es lo que tenemos que recordar hoy y siempre.

¡Quedemos humanos y no pasaran!

¡Adelante!

Elisabeth Donatello, 20 de julio de 2011

Anuncios

6 Responses to ““Del Poder” y “De la Memoria” de lo que pasó en Genova en julio de 2001”


  1. 1 Manuela Garreffa 20 julio 2011 en 18:03

    Bello el artículo, se percibe que son experiencias vividas. Yo lo peor que recuerdo es la preparación del G8, cuando instalaban barreras de hierro alrededor del centro de la ciudad y unos pocos ciudadanos preguntaban a los obreros porque no rechazaban aquel trabajo…

    luego me tuve que dar cuenta de la facilidad con la cual mis familiares aceptaron el consejo de irse a la playa que el gobierno estaba difundiendo. Yo no conocía el movimiento antiglobal pero la idea de mis conocidos de dejar la ciudad en aquellos días me puso mal y también me di cuenta de que unas amigas que no se iban de todas maneras tenían miedo de salir, entonces las convencí a venir conmigo para ver de que se trataba y luego cada una de nosotras tuvo experiencias muy valiosas.

    Yo decidí proponer mi ayuda como traductora y fui a la escuela Diaz pero una vez allí vi un letrero que decía que Las Madres de Plaza de Mayo se encontraban en el pabellón central y mi gran deseo de verlas debe haber sido captado telepáticamente de parte de alguien porque me llamaron algunos organizadores para decirme si podía ir al pabellón, donde habían huéspedes sudamericanos, en vez que quedarme a dormir en la escuela. Hasta aquel momento todo era muy lindo y tranquilo allí adentro y me quedé helada cuando supe de la horrible intervención de los policías de aquella noche.

    Yo siempre he sido pacifista al 100% y no sale de mi boca ni un lema de algún guerrillero famoso por simpático que sea, pero me encontraba en Génova de paso, llegando desde Colombia, y he detectado con sorpresa el peligro que se corre al acostumbrarse a la tranquilidad que hemos tenido en Europa en los años pasados, porque se nos olvida que la libertad de expresión hay que cuidarla y alimentarla cada día, si bien de manera no violenta ya que si se previenen los problemas es mucho mejor, y que no se deberían tirar por la ventana nuestros derechos, por ejemplo aceptando de repente de consignar la ciudad a quien la ha capturado.

    Y en este sentido me he dedicado a dialogar con mis familiares de vuelta de la playa donde fueron, para que dejaran de opinar con tanta seguridad sobre lo que la TV destacaba (la actitud del grupo de jóvenes alrededor de la camioneta de los policías, jóvenes sin protección que estaban reaccionando a su manera ante el sistema de terror que todos estábamos sufriendo, por parte de personas que no aceptaban el dialogo, para hacer un pequeño ejemplo recuerdo que un policía gordo de mediana edad y soberbio me ordenó de muy mala manera de irme de la estación donde yo estaba buscando un baño público y lo miré en los ojos diciendo: ‘Usted no me conoce y antes debería decirme buenos días’. Esto es lo que iba ocurriendo hora tras hora, cada quien a su manera se indignaba tras ser tratado como un estorbo y un enemigo solo por vivir allí) cuando ellos (mis familiares) se habían perdido la ocasión de ser presentes.

    Mi firme opinión es que mientras pasa algo tan grave como el encierro de una parte de una ciudad y el deseo por parte de los gobernantes de que los ciudadanos se vayan (¡y hasta de que no pongan ropa tendida!) entonces el escoger irse a la playa se debe considerar una acción violenta, siendo una manera de dar fuerza a los violentos que detienen el poder, abandonando el resto de la ciudadanía a su destino. En realidad no he tenido todavía una respuesta positiva de parte de estas personas, mi hermana por ejemplo conoce gente que estaba allí manifestando conmigo y más que yo (porque ella es artista y muchos activistas por los derechos humanos participan a los mismos eventos que frecuenta ella y son amigos en facebook) pero nunca me ha dicho ‘Lo he pensado, fue un error irme’ ni se de que lo haya dicho a alguien más. Cada quien mantiene su posición y la vida sigue.

    Así que tengo miedo de que la cosa simplemente se deje de mencionar y pierda su importancia y me gusta que se hable del tema, en estas páginas y en todas las que veo en la web. Una anciana que vi, una mañana en los días siguientes a la tragedia, comprar varias revistas de farándula en la papelería de mi tía, me dijo: ‘Era mucho mejor antes, cuando yo era joven. Los políticos no deberían dejar que la gente se entere de sus actividades, todos estarían más tranquilos’.

    Por esto me preocupo de seguir dialogando y esperando que la participación de la gente en los asuntos sociales aumente siempre más, hay que dialogar hasta que las personas como aquella señora se enteren de la gran equivocación de sus pensamientos. Al tener una mayoría de ciudadanos responsables que no apoyen la mala actitud de los poderosos no se necesitaría ni siquiera manifestar o entrar en conflictos, bastaría con acciones espontáneas de boicot y las malas intenciones de los poderosos no tendrían efecto.

    • 2 pepperminteli 20 julio 2011 en 18:13

      Gracias Manuela por regalarnos tus recuerdos. Espero que alguien más quiera hacerlo.

  2. 3 Marina Mantini 20 julio 2011 en 15:03

    Gracias Elisabeth, una reflexión emocionante y bellisima…Nunca más.

  3. 5 amadridsimuoveunaltraitalia 25 mayo 2017 en 08:31

    Grazie. Nostra patria è il mondo intero. La libertà non ha frontiere!


  1. 1 Del poder y de la Memoria. di Elisabeth | #ioricordo genova Trackback en 25 mayo 2017 en 08:16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Archivos

Estadísticas

  • 31,870 hits

A %d blogueros les gusta esto: