El deporte ES un bien común

[Taller de Gimnasia Popular]

[Versione in italiano]

La clases empobrecidas, para arrebatar a los grupos dominantes su poder y sus riquezas,  pueden y deben poder volver a empoderarse y a fortalecerse, socializando de manera sana, en cuerpo y alma, en espacios libres de manipulación y control, practicando la solidaridad, el apoyo mutuo, su deseos de libertad y de ser felices entre los demás, disfrutando.

Los espacios populares donde practicar diferentes actividades, entre ellas el deporte, están volviendo a abrirse y a difundirse por toda Europa. El deporte y la música, sonada y bailada, siguen siendo formas genuinas y privilegiadas de socializar en todas las sociedades humanas, en barrios y en aldeas, por el mundo.

Entre los deportistas burgueses de principios del siglo XX la variable económica desempeñaba un papel significativo, mientras que en los grupos obreros y populares lo más importante eran las cinco reglas siguientes

– no se buscaba la competición en forma extrema, sino el espíritu de superación;

– el cultivo de los deportistas per se era perjudicial y se evitaba;

– fuerte rechazo de la comercialización del deporte y promoción del amateurismo de los deportistas;

– el deporte debe servir a la masa, lo que significa que todas las personas deben tener la posibilidad de hacer deporte;

– por medio del deporte y de los consiguientes contactos internacionales alcanzar la paz mundial.

Por ello pensamos que proponer un taller de gimnasia popular en un centro social ocupado y cogestionado en Madrid es una buena forma de practicar la socializad. Queremos emancipar la pasividad a la que nos quieren someter los grupos dominantes fortaleciendo nuestro derecho a  vivir y luchar por el bien común.

Haciéndolo nosotros aprendemos a no olvidar, a sacar del olvido la memoria  de los seres valientes que hicieron con sus prácticas la historia antifascista del siglo XX, intentando conseguir derechos y libertad, apoyándose los unos a los otros.

Haciéndolo intentaban ser humanos. Estas prácticas hacen que lo seamos. No podemos quedarnos aislados sentados en casa o tirados en la calle, encerrados en el olvido y el silencio.

18 octubre mitin Emma Goldman¡Si no se puede bailar no es mi revolución!

(Emma Goldman, en la foto en un mitin de la CNT-FAI, 18 de octubre de 1936)

El taller que proponemos en La Morada va en esta dirección.

Hay que hacer cosas juntxs,

que fortalezcan nuestro derecho a ser:

libres, solidarios, comprometidos.

Por nuestras vidas, la de ellos, por las vidas que vendrán.

Ayer como hoy.

¡Os esperamos!

Sigue leyendo sobre la increible historia social y emancipadora del deporte.

A Madrid si muove un’altra Italia (en Madrid otra Italia)

Madrid, 10 de enero de 2014

_________________________________

Recuperando la memoria de las prácticas de participación ciudadana

En las sociedades humanas antiguas, el deporte había sido una forma natural de expresarse. Mientras para el poder fue una forma de empujar la competición agresiva entre contendientes, preparatoria  a la guerra, además de ser utilizado para reforzar su imagen entre las masas. Los juegos olímpicos y los practicados en las arenas como el Coliseo, en la época romana son un ejemplo de ello. Pero también era una forma lúdica de pasar el tiempo y socializar/conocerse  entre las comunidades, donde la juventud disfruta del deporte.

 VillaCasale_sportiveChicas practicando deporte en la época imperial de Roma 
(Mosaico,Villa del Casale, Piazza Armerina, Sicilia)

 
gladiatoriGladiadores en la época imperial de Roma 
(Mosaico, Museo Galleria Borghese, Roma, Italia)

 

En la época moderna el deporte se hace hueco como actividad de ocio, justo cuando las organizaciones burgueses comienzan a tomar forma entre el siglo XIX y XX. Era una buena forma de pasar el tiempo fuera del horario de trabajo, de estrechar y reforzar las relaciones.

Couples ready to play tennis in India in the 19th centuryBurgueses descansando de un partido de tenis 
(Inglaterra, principios del siglo XX)
bicicleadvertisement1920Cartel de venta de bicis (Inglaterra, 1920)

Los gobiernos totalitarios utilizarán el deporte como arma de control de masas en el siglo XX. Las organizaciones deportivas centradas en la disciplina colectiva eran una clave importante para el control de las masas y la aniquilación del individuo en el regimen de Mussolini y de Hitler, pero también en el totalitarismo estalinista.

La cima de estas estrategias de control y propaganda fueron sin duda los Juegos Olímpicos en la Alemania nazi de 1936, antes de la II Guerra Mundial, que constituyen para Hitler la mejor manera de difundir a la vez que reforzar su visión del mundo entre la gente, dentro y fuera del país, legitimándola.

 

berlin-1936-object-4La entrada de la antorcha en el estadio en medio de un multitudinario saludo nazi
(Juegos Olimpicos de Berlín, 1936)
coca-cola_posters_for_nazi_germany_summer_olympic_games_1936-610x569Los carteles de Coca-Cola, sponsor oficial de los Juegos Olimpicos de Berlín, 1936

1823.2001Natación, competición femenina por equipo (Juegos Olimpicos, Berlín, 1936)

Sin embargo, en esos mismos años, la clase obrera comenzará a utilizar el deporte y las artes como expresión de una manera alternativa de ser humanos. Muchos colectivos practicaban el deporte para “liberarlo” de la idea que fuese una práctica social exclusiva de círculos elitistas, o un medio de control social.

El cuerpo era parte de la expresión del ser humano y por lo tanto tenía que practicarse en espacios libres y solidarios. Así como la mente tenía que fortalecerse a través de ello o de las artes como el baile, el teatro, el cine, la escritura, la lectura o las demás artes plásticas. Un concepto que se encuentra en la reflexiones de autores como Foucault o de la biopolitica y en las practicas de la famosa escuela Bauhaus de Weimar .

Esta visión está bien resumida en las palabras de Ettore Castiglioni, un famoso alpinista italiano que será luego partisano en la guerra:

El alpinista verdadero no puede ser fascista, debido a que las dos manifestaciones son antitéticas en su esencia misma. El montañismo es la libertad, es el orgullo y la exaltación del ser, de uno mismo como un individuo soberano, de su propia voluntad como  poder dominante. El fascismo es la obediencia, la disciplina, es la anulación de la individualidad en la pluralidad, la promiscuidad en la masa amorfa, es la abdicación de la propia voluntad y la sumisión a la voluntad de otros.

 Vintage Bathing Beauties Belles from Late 19th Century to 1930's (55)

Tras la I guerra mundial, el movimiento obrero ve claro que la práctica deportiva ya no es sólo preparación militar y que su uso no tiene que servir para “organizar” y hacer propaganda. El deporte tiene que servir para difundir la paz.

 universalpeace

Por el desarme y la paz universal (Desfile, Olimpiadas Obreras, Viena, 1931)

La sociedad de principios de los años 20 puede practicar diferentes deportes. Los antiguos como el atletismo y nuevos como ir en bici o el tenis, debido a las nuevas invenciones. La bici, utilizada como medio de comunicación veloz durante la I guerra mundial, se populariza de forma especial, junto a deportes grupales donde prevalece el futbol. El uso social de las bicis se extiende rápidamente. Será protagonista en las luchas antifascistas en muchas ocasiones. En Italia por ejemplo será la manera de comunicarse de los Arditi del popolo entre las barricadas (Parma, agosto 1922). También lo será para la lucha antifascista partisana durante la II guerra mundial por toda Europa.

 Barricate22biciUna bici detras de una de las barricadas en Oltretorrente 
(Parma, agosto de 1922)

Practicar deporte de forma popular y solidaria reforzará la visión emancipadora, no racista y no sexista, en los movimientos y entre la gente.  Será la forma para las mujeres de poder salir en el espacio público pudiendo liberar el cuerpo y fortalecerlo sin tener que esconderlo como antes. El deporte será uno de los factores de la aceleración en el cambio de vestuario en hombres y más en el de mujeres. Facilitará la superación racista de las relaciones a través de la costumbre a la visión de cuerpos humanos diferentes.

Hombres y mujeres van aprendiendo a organizarse, a relacionarse mejor entre ellos, a través del deporte que facilitaba la participación y el intercambio. Fortaleciendo el cuerpo, iban mejorando su actitud hacia la salud, física y mental.

 OlimpiadasPopularesBCN1936

Se empezaron a organizar competiciones populares a todos los niveles, que pretendían salir del carácter elitista, diversificándose del deporte competitivo y mercantilista. Nacen los juegos olímpicos obreros.


alcohol1925Trabajadores eviten el alcol 
(Olimpiadas Obreras, Francoforte, Alemania, 1925)

En 1921 se celebraron en Praga los primeros juegos internacionales de carácter popular y obrero. A ellos siguieron los juegos que ya fueron denominados Olimpiadas Obreras. Se volvieron a tener en 1925 en Alemania, en 1928 en Rusia, en 1931 en Austria, en 1937 en Bélgica. En 1943 se tenían que celebrar en Finlandia pero las secuelas de la II guerra mundial en la clase obrera con bajas impresionantes hizo que no se volvieran a realizar, prevaleciendo el modelo elitista y mercantil del deporte.

 

En 1936 se iban a celebrar en España. El 19 de julio en Barcelona estaba programada la fiesta de inauguración con el gran Pau Casals que dirigiendo la Orquestra y el Coro del Orfeó Gracienc, iba a ejecutar al día siguiente en el Teatro Grec de Montjuïc. Estaban ensayando el día 18, cuando fueron interrumpidos por la rebelión de parte del ejército sublevado, traidor de la II Republica. Estaban tocando la Novena Sinfonía de Beethoven, que se convertirá años después en el himno oficial de la Unión Europea. El coro acabó el histórico ensayo con el Himno de la Olimpiada Popular, escrito por el poeta Josep Maria de Segarra

No es por odio, no es por guerra
que venimos a luchar de cada tierra;
bajo el cielo azul
la única palabra que nos procede
es un grito de alegría: la paz.
(…)
Contra los bajos gritos innobles
levantamos al cielo nuestras manos!
Vibren los cantos
para que se vuelvan más grandes
y más libres los pueblos! 

¡Qué momento tan emocionante! y qué contraste. – recordará el maestro Pau Casals, que se exiliará y no volverá a España – Nosotros cantábamos el himno inmortal de la hermandad, mientras que en las calles de Barcelona, y de muchas otras ciudades [españolas], se preparaba una lucha que tanta sangre haría verter.

Algunos países, con una representación obrera amplia y organizada, participaron en los juegos olímpicos de España, acudiendo oficialmente a las Olimpiadas de Berlín. Entre ellos Estados Unidos, Países Bajos, Bélgica, Checoslovaquia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Argelia, Francia. Llegaron equipos de exiliados antifascistas de Alemania e Italia. Grupos obreros en representación de regiones, como los de Asturias o País Vasco, de diferentes culturas (chinos, japoneses,…)

Olimpiadas Obreras – Barcelona 1936

Se desfilaba bajo la bandera roja cantando el himno obrero de La Internacional y aquellos escritos para los juegos. En total se inscribieron 6000 atletas, hombres y mujeres, con 22 países representados. Los juegos fueron organizados por la Republica Española. Se recibieron financiaciones de otros países como Francia, que envió dinero a la vez a la organización de Berlín y de Barcelona.

Los juegos se iban a tener en el estadio de Montjuïc. Los atletas y las atletas se iban a alojar en las estructuras que habían sido construidas para la exposición Internacional de 1929. Se encontraron en Barcelona al estallar la guerra y muchos y muchas se quedaron para defender la II Republica del ataque franquista.  Se alistaron en las milicias y en las Brigadas Internacionales apoyando la defensa de la Republica Española y del antifascismo.

 http---blog.cat-gallery-3763-3763-72513Estadio de Montjuic (Barcelona, 1929)

OlimpiadaPopular03Desfile de atletas por las calles (Olimpiadas Obreras, Barcelona, 1936)

OlimpiajLudoj337pxCartel oficial (Olimpiadas Obreras, Barcelona, 1936)

Una buena parte de ellos y ellas no volvería a pisar nunca más las pistas de un estadio, victimas de persecuciones y de la guerra. Así se acabó, antes de empezar, lo que podía haber sido la gran Olimpiada Popular de Barcelona, preparada con tanto entusiasmo y tanta ilusión por unos seres humanos de buena voluntad que de buena fe creían en el ideal olímpico y humano. Defendían una visión emancipadora, solidaria del deporte. La visión y la práctica deportiva participativa se perdieron con el éxito del modelo nazi de Berlín de 1936, que siguió vivo en los Juegos Olímpicos al finalizar la II guerra Mundial hasta ahora. La Olimpiada Obrera de 1943 iba a celebrarse en Helsinki, Finlandia, pero no llegó a realizarse.

 OlimpiadaPopular07Carteles de la Olimpiada Obrera detras de una barricada 
(Barcelona, 1936)
OlimpiadaPopular08Carteles de las Olimpiadas Obreras y barricada (Barcelona, 1936)

____________________________________

Fuentes:

http://blogs.elpais.com/historias/2013/11/antifascista.html

http://www.nodo50.org/esperanto/artik33es.htm

http://www.nodo50.org/esperanto/artik27es.htm

http://www.rtve.es/television/20130410/pau-casals/637242.shtml

 

Anuncios

0 Responses to “El deporte ES un bien común”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Archivos

Estadísticas

  • 31,870 hits

A %d blogueros les gusta esto: