Italia_R-eXistencias 2017 @Madrid o el sentido de la MEMORIA en el siglo XXI

https://amadridsimuoveunaltraitalia.wordpress.com/2017/04/11/italia_r-existencias-2017madrid/

https://amadridsimuoveunaltraitalia.wordpress.com/2017/04/15/italia_r-existencias-2017-madrid-o-el-sentido-de-la-memoria-en-el-siglo-xxi/

Ogni tempo ha il suo fascismo: se ne notano i segni premonitori dovunque la concentrazione di potere nega al cittadino la possibilità e la capacità di esprimere ed attuare la sua volontà. A questo si arriva in molti modi, non necessariamente col timore dell’intimidazione poliziesca, ma anche negando o distorcendo l’informazione, inquinando la giustizia, paralizzando la scuola, diffondendo in molti modi sottili la nostalgia per un mondo in cui regnava sovrano l’ordine, ed in cui la sicurezza dei pochi privilegiati riposava sul lavoro forzato e sul silenzio forzato dei molti (Primo Levi, escritor y hombre sobrevivido a los campos de concentración nazis)

https://militantduquotidien.wordpress.com/2017/04/14/la-parola-con-la-f/

Italia_R-eXistencias es un contenedor de iniciativas culturales y artísticas que se sigue organizando desde el 2010. Un grupo procedente de Italia que se encontraba viviendo en Madrid, sintió la necesidad de reflexionar sobre la memoria haciendo visible el largo recorrido de los movimientos antimafia y antifascista que el pueblo en esa zona del mundo lleva adelante desde el siglo XIX de la edad moderna.

Una larga historia de luchas para verse reconocidos derechos y libertades para el ser humano en su entorno natural, ambos amenazados por grupos dominantes de todo tipo, patriarcales, religiosos, mafiosos.

Se puede mejorar la comprensión de cómo cada pueblo en la historia se encuentra enfrentado a grupos egoístas que se apropian de bienes y de libertades no accediendo a cederlos a toda la humanidad, destrozando la madre tierra y la vida de quienes viven en territorios que consideran su espacio de acción. Cuando no lo consiguen por la resistencia de las comunidades que intentan vivir de su manera pacíficamente, desarrollan métodos de opresión. Permiten la formación de grupos violentos que se ocupan de controlar territorios y comunidades, las mafias, hasta llegar a tomar el poder, como fue con la colonización del sur de Italia por parte de los Savoia o con el fascismo de Mussolini. Sin temor alguno provocan guerras fuera o dentro de sus territorios para hacerse con la vida, con armas que ellos mismos producen.

Con las guerras facilitan la despoblación de los territorios donde hay grupos en lucha que de hecho se debilitan por la muerte masiva, la desaparición, el destierro, el exilio. El negocio de las armas y de la reconstrucción les fortalece. Se sirven del uso masivo de la información para obligar la población traumatizada a asumir falsas identidades que sólo sirven a homologarlos al sistema dominante. Gente que por miedo interiorizado desde generaciones actuá apoyando esos grupos o intentando vivir con indiferencia.

Muchas generaciones, tras el siglo XIX y XX desconocen el verdadero sentido de su historia. Hacer puente de memoria de los movimientos humanos en lucha permite fortalecer las prácticas y los pensamientos de hoy. Permite conservarlos con su capacidad de saber poner en red para mejorar la vida de forma solidaria y pacífica, en busca de libertades y de derechos, dejando por fin de ser explotados, oprimidos, esclavizados.

Conocer los movimientos sociales libertarios, antimafia e antifascista con esa cronología histórica permite reconocer una memoria plural en continuidad para poder encontrar  identidades libres de manipulaciones.

En Italia como en España, en toda Europa, por el mundo colonizado y esclavizado, las identidades se han ido construyendo sobre falsos modelos. Una aburrida cronología de guerras, de naciones con sus líderes poderosos y patriarcales, ha cancelado el verdadero acontecimiento de los hechos, borrando de la reconstrucción las luchas humanas para conseguir libertades y derechos. Quienes han sido los verdaderos seres valientes, hombres y sobre todo mujeres, desaparecen de las páginas de la historia y de los memoriales de piedra.

Los homenajes se repiten frente a monumentos que se rellenar de flores que secan a los pocos días ultrajados por grupos racistas, xenófobos y fascistas, mientras se olvidan las luchas y los grupos que las protagonizaron para conseguir derechos y libertades. Esos derechos en el siglo XXI parecen haber vuelto a desaparecer de la vida de los seres humanos de la madre tierra. Las luchas para conseguirlos en los siglos y épocas anteriores no parecen haber servido para poderse mantener.

La Europa del bienestar, un paraíso de propaganda con derechos reconocidos en cartas constitucionales muy alegada de la Europa de los pueblos, se ha convertido en una fortaleza de derechos concedidos a unos pocos por el hecho de poder comprar bienes y pertenecer a ciertas elites. Para el resto de los seres humanos la vida cada vez vale menos. Derechos y libertades se van recortando. Se silencia, se menosprecia, se acosa, se oprime, se maltrata. El diverso es el objetivo de cada opresión. No se puede ser diferente. Sólo homologarse. Vuelven a construirse barreras y muros entre pueblos asustados y prontos a amenazarse entre sí. Grupos étnicos y sociales diferentes, por alejarse del modelo impuesto masivamente por los medios de comunicación y las redes sociales, son criminalizados hasta ser perseguidos. Palabras como refugiadas, migrantes, pobres, se asocian a criminales, terroristas, okupas violentos,… mujeres, homosexuales, juventud, enfermos fisicos y mentales. Todos sufren traumas pcicopolíticos provocados por vivir bajo opresión. Los pueblos  con sus expresiones culturales, obligados a desaparecer por el mero hecho de liberar la belleza de la diversidad humana, son criminalizados, amenazados, oprimidos, perseguidos, violados.

En los siglos XIX y XX las guerras y los conflictos sociales llegaron a un nivel tan extremo que desaparecieron millones de seres humanos provocando destierros y exilios enormes.

A principios del siglo XXI vuelve a pasar lo mismo. Los pueblos han vuelto a tener que defenderse de los ataques cada vez más agresivos de los grupos dominantes que no paran de provocar guerras, crisis planetarias, esclavización, destrucción ambiental. Al otro lado los pueblos buscan formas de convivir en paz, solidaridad, apoyándose mutuamente, protegiendo el entorno natural y sus formas de vida.

En Italia se ha vuelto a querer imponer decisiones dominantes en territorios donde se quieren realizar actividades que claramente destruyen el entorno natural y la vida que en ello se desarrolla. Hay movimientos que han tenido que volver a luchar para defender el derecho a una vida en un entorno bello, a una casa, a un trabajo, a la educación. todos reconocidos en la Carta Constitucional nacida de la Resistencia antifascista. Una carta que funda sus raíces en todas esas luchas anteriores, haciendo de la memoria de las anteriores generaciones algo presente y vivo que reactiva el sentido de la comunidad actual reafirmando identidades. Una Carta que quería ser para todo el pueblo, participativa e inclusiva. Muchos siguen pensando que la carta constitucional que fue escrita tras la larga oposición a los regímenes que acabaron con el fascismo y con la liberación por hombres y mujeres que vivieron esos acontecimientos muriendo y sufriendo para poder llegar a escribirla bella, libre, libertadora, contiene el camino para seguir enriqueciendo la vida de derechos y libertades. Un derecho que es de todos los seres. Un derecho que se ha ido restringiendo hasta dejar muda y silenciada la herencia de esa Carta.

La recuperación de la tradición del baile popular y de las artes para expresar la vida o la vuelta a producir comida respetuosa, trabajando en huertas, son formas de esa reafirmación del ser humano que vuelve a sentir el cuerpo y el alma. Las comunidades humanas en Italia como en el resto del mundo quieren vivir de forma respetuosa, libre, pudiendo tomar decisiones de forma común, inclusiva, compartida.

Una vuelta peligrosísima al populismo, al uso de la violencia, de visiones totalitarias basadas en creer que hay más razas en lo humano, en el racismo, en la eliminación de lo que es diferente borrando cualquier otro del espacio social público. En la Italia del siglo XXI los que viven y piensan con respeto, permaneciendo humanos, son ninguneados. Los seres más debilitados viven en apartheid, silenciados, invisibles sufriendo ataques verbales, psicológicos, físicos.

Cartel de boicot de las tiendas de extranjeros – Roma, abril de 2017

Las leyes que se han ido desarrollando en las últimas décadas son anticonstitucionales. Han reforzado actitudes represivas, queriendo controlar las vidas y los movimientos humanos. Se persiguen refugiados, migrantes, pobres, semitas (árabes y judíos), de la población LGBT, de las mujeres, del pueblo gitano, de los seres enfermos mentales y fisicos, defensores de derechos sociales, sindicales o del territorio. Se basan en las mismas visiones totalitarias que eran y siguen siendo el cáncer social inoculado en la sociedad europea y estadunidense: el racismo extremo contra lo diverso. En Italia no hay todavía una ley que proteja contra la tortura a pesar de las muchas advertencias de la ONU. Muchos seres han muerto y son perseguidos a razón de ese vacío judicial. El Código Rocco un conjunto represivo de leyes del régimen fascista para controlar quienes disentían, sigue vigente. Los medios de comunicación masiva son un arma para hacer estragos de identidades que se convierten en marionetas que piensan reproduciendo masivamente comportamientos agresivos y violentos. A partir de los seres más delicados, los niños y las niñas. En recientes informes resulta que los hombres italianos son entre los que más viajan por turismo sexual en el mundo. En Italia el nivel de pedofilia y de violencia intrafamiliar es altísimo. Insuficiente la educación de género en las escuelas o el uso de los medios para que leguen a fomentar actitudes positivas hacía las mujeres y comportamientos diferentes en las relaciones familiares.

Pretender participar en las decisiones tomadas por el bien común, nos es rebelión. Es r-Evolución. Es r-Existencia. Hay que hacerlo con la memoria presente y viva en tiempos revueltos y difíciles para la vida diaria de cada ser humano. Hacerlo juntas en solidaridad, sabiendo construir formas dignas de trabajo, estudio, cultura, en cada espacio social.

– Obedecer a leyes injustas no es una virtud – afirmada don Milani.

Es intentar sobrevivir a la opresión, a la presión, a los conflictos provocados, a las guerras. Es resistir antes que todos seamos arrastrados en otra guerra mundial. Para que no desaparezcan tantas vidas y tanta naturaleza ante tanta locura.

No es el momento de callarse, de silenciarse, de la indiferencia. Al otro lado de la esperanza, es el momento de rebelarse, de seguir rebatiendo punto por punto, de indignarse. Se lo debemos a los muchos pueblos que han resistido y siguen en ello. Frente al racismo, al fascismo imperante, a leyes injustas que esclavizan y niegan derechos, convirtiendo grupos de humanos en sacos vacíos. Hay que hablar, denunciar, apoyar, solidarizarse. Es el momento de la participación. Juntas todavía podemos salvar la madre tierra y las comunidades que en ellas viven de la guerra que ya ha vuelto a entrar en nuestras casas.

Nuestra programación busca visibilizar todos aquellos seres que hicieron en toda las épocas el camino de la lucha libertadora al andar. Sobre todo a los desaparecidos, ninguneados, olvidados, oprimidos, violados. Para ellos y con ellos, hombres y mujeres de todas las edades y procedencias, seguimos buscando verdad, justicia, reparación, dignificación. En cualquier lugar de la madre tierra seguiremos recordando. Porque la memoria siga siendo presente y viva. Para que todos sepamos fortalecernos de las vidas que se perdieron en todas la luchas, pasada y presentes, construyendo sobre sus hechos valientes identidades solidarias. A nosotros, los seres humanos, toca seguir sus huellas, sus memorias.

Vivir sus vidas. Libres y libertadores. Sobre todo con los ñiños y las niñas que siempre tendremos que educar a la belleza de la vida. Sólo así podremos

permanecer humanos ante tanta bestialidad

En Madrid otra Italia, abril de 2017

Anuncios

0 Responses to “Italia_R-eXistencias 2017 @Madrid o el sentido de la MEMORIA en el siglo XXI”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Archivos

Estadísticas

  • 33,147 hits

A %d blogueros les gusta esto: