Archive for the 'R-esistencia 2014' Category

En una Pascua marcada de luto, os recuerdo a Fernando De Rosa

Recibimos con alegría este articulo por parte del prof. Giuseppe Aragno, con motivo de las celebraciones del 25 de abril, día de Liberación del fascimo en Italia. Geppino, historiador e investigador  de movimientos sociales y obreros en Italia, estuvo con nosotrxs el año pasado. Podeís leer mas en Italia. R-eXistencias 2013.

Italia. R-eXistencias 2014. Programación

Italia. R-eXistencias 2014. Cumpliendo 5 años en Madrid

En una Pascua marcada de luto, os recuerdo a Fernando De Rosa

Giuseppe Aragno

http://giuseppearagno.wordpress.com/2014/04/20/per-una-pasqua-segnata-a-lutto-vi-ricordo-fernando-de-rosa/

No felicito a nadie. Esta Pascua se marca de luto. El código Rocco hace estragos de disidentes, y alguien sufre 14 años de cárcel por haber dañado un cajero automático. Es lo que permite, a los tribunales de la República nacida de la Resistencia, el código penal del fascista Rocco, y nadie piensa desterrarlo, mientras que un gobierno sin un mandato electoral y un parlamento elegido con una ley ilegal, hacen pedazos de la Constitución, piensan suspender el derecho de huelga, defienden a la policía que en Roma se ha comportado como una milicia privada del capitalismo, y amenazan a aquellos que no están de acuerdo: “Prohibiremos los eventos en el centro histórico de Roma.”

No felicito a nadie, pero quiero recordar, a los que tienen poca memoria, un hombre, Fernando De Rosa, que hoy podría ser un “terrorista”. Poca gente sabe quién es, pero el 25 de abril, nos guste o no, es también su celebración.

Como muchos jóvenes de su época, Fernando De Rosa era un joven fascista que pronto se desligó de los escuadrones violentos. Como estudiante conoció a hombres como Garosci, Paietta y Geymonat, frecuentó la casa de Gobetti, que murió tras las palizas de los fascistas, y se pasa a los grupos clandestinos. Se mantuvo en contacto con los líderes del antifascismo refugiados en el extranjero, y el régimen de Mussolini comenzó a temerle y perseguirlo. Los policía fascistas pensaban que era un “joven valiente, de gran encanto personal, inteligente pero sin escrúpulos, muy orgulloso, listo para actuar, y todo un aventurero” y señaló a De Rosa como uno de los líderes del Comité de Concentración Antifascista de Turín. Cuando el fascismo le hizo la vida imposible, y él sabía que iba a terminar en la cárcel, como sucede todos los días ahora a nuestros jóvenes, expatrió en Francia. En París, hizo suyas las críticas de Nenni y Pertini a la Concentración, que había decidido no actuar en Italia, y decidió hablar con los hechos en lugar de las palabras.

Regresó, dando la vuelta al país ilegalmente, y trató de entender lo que era la situación política real. Se reunió en varias ciudades con representantes de la disidencia: estudiantes, trabajadores, intelectuales y se convenció de que, en contra de la resignación, se necesitaba un gesto dramático, que devolvería al centro de la opinión pública nacional e internacional el problema de la dictadura. Rosselli fue a acompañarlo al tren que lo llevó a Bruselas, donde el 24 de octubre 1929, en nombre de Matteotti y la libertad de Italia, disparó al príncipe heredero Umberto de Saboya, que llegaba a Bélgica en visita oficial. El intento fracasó, encontró las críticas y preocupaciones de los grupos antifascistas y hasta fue condenado por los comunistas y algunos socialistas, principalmente porque tenían miedo de la reacción del régimen. El juicio se produjo en septiembre de 1930, pero en el banquillo en realidad subía el régimen fascista.

De Rosa fue defendido por Paul Henri Spaak, conocido exponente de la socialdemocracia, y en su favor testificaron hombres como Filippo Turati, Gaetano Salvemini, Francesco Saverio Nitti y una mujer valiente como Marion Rosselli. De Rosa no dudó en reclamar con orgullo sus acciones, diciendo que él “quería matar al príncipe heredero de una casa real que había matado la libertad de una gran nación”. Los jueces del Tribunal belga – y aquí está la primera gran lección que nos viene del pasado – le dieron al mundo un gran ejemplo de civismo legal, reconociendo a De Rosa cada factor atenuante posible. La ley no permitía considerarlo víctima, pero la condena de cinco años, de los cuales solo tres cumplidos, sigue siendo una lección de cultura jurídica para los jueces de hoy en día, que no sienten remordimiento al recurrir a los delitos previstos en el Código Rocco e infligir decenas de años de prisión a un joven que rompe un cajero automático. Hoy los tribunales aplicarían a De Rosa las leyes antiterroristas, exigiendo pruebas de arrepentimiento y denuncias.

En la Bélgica antifascista, el joven salió en 1932 decidido a continuar su camino. Propuso a los socialistas instruir militarmente a los jóvenes para contrarrestar el fascismo, pero no encontró quien lo escuchase. Llegó en Asturias, donde participó en las huelgas de 1934, fue arrestado y los tribunales españoles no se avergonzaron de condenarlo a diecinueve años de prisión. Pronto, sin embargo, con la victoria del Frente Popular, fue puesto en libertad y acogido por el entusiasmo de los trabajadores a los que había dado prueba de lo que significa amar la libertad y luchar por los derechos de la clase trabajadora. En la España revolucionaria organiza militarmente la juventud socialista y consiguió unirla a los jóvenes comunistas en una “Juventud Socialista Unificada”, de la cual nació el batallón “11 de Octubre”. En su cabeza luchó De Rosa en Madrid contra los falangistas, y durante la guerra en defensa de la República contra el golpe de Franco y la agresión nazifascista, él y sus hombres lucharon valientemente. Cayó en la Sierra de Guadarrama y fue despedido por los combatientes y antifascistas de Madrid en una multitudinaria manifestación popular, que dio a su sacrificio el valor de un valioso testamento político y moral. La semilla había sido sembrada, junto con muchas otras en esos dolorosos años. Años más tarde vimos las plantas brotar, cuando muchos jóvenes en Italia, después del armisticio, tomaron las armas y lucharon hasta el levantamiento general de 25 de abril de 1945, que aplastó al fascismo.

Esta Pascua, que cae en un 25 de abril tan oscuro, mientras que las instituciones republicanas son atacadas, la Constitución desterrada y los trabajadores privados de sus derechos, no hay felicitaciones posibles. En cuanto a mí, recuerdo a los jóvenes un coetáneo de un tiempo que no está lejos como parece, y creo que ha llegado el momento de reflexionar sobre los ejemplos que nos vienen del pasado para empezar a pensar en el futuro. La España de ayer, como la Ucrania de hoy entregada a los neo-nazis, Grecia reducida a la servidumbre, los vehículos blindados y la violencia de los antidisturbios en Roma, traen de vuelta a la vida los hombres como Fernando De Rosa e indican el camino ya emprendido por Nenni, Pertini, Longo, Parri, Rosselli: el de los hombres que no se agacharon. Por doloroso que pueda ser, hay que decirlo con serenidad: no es momento para las palabras y no son días para felicitarse. Sólo se puede repetir con Rosselli lo que no es un deseo, sino una certeza sin retórica que tiene raíces profundas en la historia: ” No vamos a ganar en un día, pero vamos a ganar”.

Italia. R-eXistencias 2014

Italia. R-eXistencias 2014. Cumpliendo 5 años en Madrid

En una Pascua marcada de luto, os recuerdo a Fernando De Rosa de Giuseppe Aragno

23 de abril de 2014. TRAER UN LIBRO E INTERCAMBIARLO POR OTRO

26 de abril de 2014.  Traer flores y papel con una poesia, una frase, un pensamiento con qué darles las gracias a lxs voluntarixs italianxs e antifascistas que defendieron la Republica Española, en el día nacional de liberación del fascismo en Italia.

Cartel_fb_def

Italia_R-eXistencias14_folleto_contenido_def

 

Italia. R-eXistencias 2014. Cumpliendo 5 años en Madrid

Cartel_fb_def_maspequeño

Italia. R-eXistencias 2014. Programación

En una Pascua marcada de luto, os recuerdo a Fernando De Rosa de Giuseppe Aragno

Llevamos 5 años en Madrid visibilizando la historia de buenas teorías y prácticas que proceden de la sociedad italiana.

Empezamos porqué sentíamos la necesidad de ser comunidad alrededor de una fechas importantes para la historia de nuestra sociedad dando visibilidad a otras maneras de vivir respeto a lo hegemónico y estereotipado que se suele comentar sobre Italia.

Empezamos este camino porqué somos testigos de otra forma de ser ciudadanía y seres humanos. Herederos y herederas de una humanidad en camino para conseguir derechos y libertad en un rincón del mundo. Recuperando la memoria de esas generaciones del pasado que lo han hecho posible, también en Italia convertimos sus prácticas y ejemplos en modelos y herramienta para comprender la realidad y desarrollar nuevas y fuertes estrategias de cambio hacía la ampliación de los derechos humanos y sociales.

El 25 de abril 1945 es una de esas fechas imborrables en la historia de Italia y de Europa. Es el día nacional de la Liberación del fascismo en Italia. Un día de fiesta nacional que sirve para recordar la lucha antifascista y partesana y la Constitución que de ella salió y es la base de nuestro sentir democrático.

Un largo camino de lucha fue necesario para conseguir esa fiesta y un país libre.
Una lucha que había empezado en Europa con la Revolución francesa. Las clases pobres y sometidas al dominio de las clases ricas y privilegiadas, habían empezado a unirse y pedir mejores condiciones y derechos humanos.
La I guerra mundial sirvió para parar esa fuerza en busca de derechos y libertad, acabando con millones de vidas y rebajando la fuerza de esa lucha. La clase trabajadora en busca común de mejoras de vida, era internacional y no se reconocía en valores patrióticos y nacionalista. En eso consistía su peligro para los grupos en el poder. A finales de esa guerra consiguieron que la semilla del populismo y del odio hacía el otro diferente, se convirtiese en una realidad poderosa del sentir de muchos seres humanos desamparados y sin recursos.
Empezaban a tomar fuerza las visiones políticas excluyentes, volcadas en criminalizar partes de la sociedad, las mas pobres y participativas, débiles o mal vistas.
En varios países tomaron el poder líderes populistas y violentos, apoyados por los grupos que querían conservar su estatus y poder. Empezaron las persecuciones y eliminaciones masivas de quienes intentaban seguir el camino hacía la inclusión y el dialogo democrático.
En los años veinte y treinta, las dictaduras basadas en la práctica de la violencia total para conseguir el poder se han asentado en Italia, Alemania, Portugal, España y en otros países. Es el prologo para conseguir el poder totalitario, el ataque en 1936 con el golpe de estado franquista a la republica española abre las puertas al segundo conflicto mundial.
La dictadura que Mussolini impuso a Italia de 1922 a 1945 fue parte de ese sistema. Vio las fuerzas conservadoras y dominantes de la sociedad italiana tomar una forma diferente y hacerse con el poder estrechando enlaces modernos y fuertes. La iglesia católica, la burguesía, la aristocracia y las mafias fortalecen su pacto criminal para hacerse con el poder y mantener sin derechos y esclavizada a la sociedad italiana. Además de buscar aliados internacionales como los nazistas y juntos financiar el golpe en España consiguiendo que Franco tomase el poder, prologo a otras invasiones, en la indiferencia de otros países que se fortalecían de sus acciones.

El antifascismo que combatió los grupos reaccionarios en Italia empezó en los años veinte. La lucha para los derechos se cruzaba con un estado que las trataba como cosa de orden publico atacando con las fuerzas militares y uniformadas. Algunas no estaban en contra del pueblo. Había fuerzas que no querían seguir con ser enviadas al frente y se manifestaban en contra recibiendo apoyo de la población consiguiendo luchar por objetivos comunes. Esto era inaceptable para las fuerzas reaccionarias que comenzaron a organizar grupos paramilitares para defender sus intereses.
Usaban la violencia como método de persuasión y para asustar de manera que lxs manifestantes se alejasen del espacio publico, dejando de luchar y obedeciendo por miedo y para protegerse. Empiezan las persecuciones, las torturas, las amenazas, el acoso. Mueren asesinados muchxs representantes políticos y sindicales, entre ellos Gramsci, después de años de cárcel, y Matteotti, diputado socialista. El acoso y las persecuciones son tan extremas que conllevan problemas mentales para muchxs y el consiguiente internamiento en clínicas psiquiátricas y la práctica de experimentos sobre ellxs. Prologo de las persecuciones de grupos diferentes: gitanos, judíos, homosexuales, hasta se demuestra que hay un gen desviado que corresponde con rasgos humanos, la teoría de Lombroso que criminaliza, interna, mata.
Después del denominado Bienio Rojo, donde las fuerzas proletarias consiguen victorias importantes y representación parlamentaria, Mussolini marcha hacía Roma con miles de fascistas, ganando la confianza de las fuerzas reaccionarias, asustadas de perder sus privilegios. Es nominado ministro por el rey.
Comienza la dictadura fascista con un control centralizado de cualquier parte del estado, de la vida publica y privada, con la violencia y el acoso como arma de destrucción de masa de cualquier oposición.
El temor y el pánico atan a la sociedad italiana que consigue liberarse sólo tras veinte años. Muchxs acaban en la cárcel, alejadxs de sus trabajos, confinadxs, refugiadxs o exiliadxs, perseguidxs por la policía italiana que lxs sigue por todo el mundo con informes que les denuncian como peligrosxs consiguiendo que sean perseguidxs en otros países.

Entre los años veinte y treinta lxs antifascistas italianxs viajan por Europa y América y enlazan relaciones de apoyo internacional a donde estén para pedir derechos y libertad y denunciar el avance de ideologías como el fascismo.
En 1936 acuden a defender a la republica española sin dudar que es en tierra española que se juega el futuro de una Europa en paz. Allí se organizarán como grupos antifascistas aprendiendo como construir esa Resistencia Partesana que fue el alma de la defensa de Europa contra el nazi-fascismo durante la II guerra mundial.

Cuando el 8 de septiembre de 1943 el rey deja Italia escapando de noche y “olvidando” hasta una de sus hijas, que morirá e un campo de concentración nazi, empieza la guerra civil en Italia. Lxs antifascistas acorren a “liberar” el país. Empieza la Resistencia Partesana mientras los nazis y los fascistas no renuncian al poder. Bombardeos, matanzas de civiles, torturas son la manera de convencer a ceder. Mientras los aliados suben lentamente la península, después del desembarque en Sicilia, apoyando la lucha partesana hasta donde sea útil a contrarrestar el nazi-fascismo. Tampoco quieren permitir a las fuerzas de izquierda tomar el poder. Para Estados Unidos es mejor restablecer un orden conservador que permitir a la Rusia comunista entrar en Europa hasta Italia. Así los grupos de poder, Vaticano, mafia y burguesía, consiguen restablecer su orden, modificando su aspecto y concediendo una Constitución al Pueblo con declaración de derechos y libertades que no siempre se cumplirán a lo largo de la joven democracia italiana, acosada por esos mismos poderes que seguirán profundamente arraigados en el fascismo.

Tras dos años de guerra civil, el 25 de abril de 1945 las fuerzas partesana y los aliados entran en Milán, Mussolini es ejecutado y colgado por los pies en la plaza principal. Es el fin de la guerra. Los años que siguen hasta el 1948 consiguen una Constitución, fruto del pensamiento libre del antifascismo de esos veinte años, y un referéndum que lleva a elegir a la Republica como forma de gestión del estado. En esos mismos años las fuerzas políticas moderadas y mas cercanas a la Iglesia católica se hacen con el poder, mientras los grupos de izquierda mas representados entre la clase proletaria se marginalizan, sobre todo los anarquistas y los grupos que no están apoyados por el partido comunista soviético.

En el sur las expectativas de libertad y justicia chocan con los intereses de las burguesías y de las mafias que han conseguido poder por el apoyo de Estados Unidos. El 1 de mayo de 1947 se cumple la matanza de Portella de la Ginestra para parar los pies al movimiento social rural siciliano, fuerte y combativo desde finales del siglo XIX. La necesidad de mano de obra barata de las industrias de Norte, los temblores y la guerra acaban con la oportunidad de un sur libre, debido a la fuerte emigración humana que retoma tras la guerra. Los asesinatos por mano de las mafias hasta hoy son miles. Una fuerza liquida y poderosa que ha operado en la sombra y ha llegado a tener poder planetario. Se sirve de cualquier alianza y medio para conseguir sus objetivos. Si no los obtiene la violencia es el recurso habitual, inoculándola en la sociedad como un veneno para hacerse con el consenso.
Ataques a individuos, grupos sindicales o políticos, manifestaciones siguen sin parar en la historia democrática de Italia por mano del estado que sigue actuando como si fuera cuestión de orden público y no una petición de derecho. Un estado en que los espacios están repartidos entre los mismos grupos de poder de siempre y que consideran la democracia y las libertades cosa de ellos, cosa nostra, diría la mafia.
La corrupción, el acoso, las dificultades siguen para la clase proletaria aun con algún derecho otorgado para conseguir consenso y paz social en la posguerra. En los años 60 empieza la estrategia de la tensión con matanza, bombas, asesinatos siempre atribuidos a grupos de izquierda. La mayoría aun hoy sin culpables son de matriz fascistas y con ayuda de servicios secretos desviados. Grupos masónicos se ponen de acuerdo para acabar con el sistema democrático, la Constitución, la vida social y humana del país. El uso del caos social, la crisis económica, la manipulación y el control total de los medios masivos y de la información son los métodos que han llevado a la democracia italiana a la agonía.
Un país difidente, racista, desconfiado y corrupto que mira como en una pantalla que unos pocos hacen lo que le parece destruyendo cualquier cosa: cultura, bienes, naturaleza, vidas.

Pero.
Seguimos luchando en nombre de esa Constitución que contiene el pensamiento y las palabras de aquellxs valientes que murieron en nombre de un sueño, una utopía para las generaciones futuras.
Un mundo antifascista, libre y lleno de derechos humanos y civiles para todxs, solidario y respectuoso.
Un mundo bello que seguimos queriendo defender hasta donde haga falta hoy como ayer.

A aquellos hombres y aquellas mujeres, internacionales y solidarixs, le damos las gracias por habernos enseñado el camino y como recorrerlo.

¡Gracias Partisanos y Partisanas!
¡Gracias hermanos y hermanas!
¡Gracias compañeros y compañeras!

En Madrid otra Italia
20 de abril de 2014

 


Archivos

Estadísticas

  • 36.803 hits

A %d blogueros les gusta esto: